Alejandro Elcoro analiza «Sakuntala», su nuevo libro

 

El actual director de Cultura de la comuna de Rojas, Alejandro Elcoro, retomó su faceta de reconocido escritor y traductor, y publicó, a través de la editorial rojense Nido deVacas, su traducción de la versión en inglés de la magnífica Sakuntala o El anillo del destino (escrita en sánscrito en el original), obra considerada una de las piedras preciosas del teatro hindú. Su autor, conocido como Kalidasa, vivió en India entre los siglo IV y V d.C., y ha pasado a la posteridad como un brillante poeta y dramaturgo, siendo autor de poemas y epopeyas que supieron cautivar a grandes autores de la literatura occidental.

En una entrevista con Radio Rojas, luego publicada en El Nuevo Diario Rojense, Elcoro contó que “el trabajo estaba guardado desde el año ‘94 y lo que hice fue rescatarlo. Esto es como un regalo, para dejar un testimonio de algo que me impactó y me cambió la visión de literatura cuando era joven. El libro lo leí por primera vez cuando tenía 23 años, y lo traduje para hacer un ejercicio de computación ya que me habían regalado mi primera computadora, y quedó ahí”.

A continuación, transcribimos fragmentos de la nota en las que el escritor aborda temas referidos a la obra:

 

Sobre el libro: «Sakuntala es el nombre de un ser femenino mitad mujer, mitad diosa, porque es hija de una divinidad de las aguas que hay en la mitología de la India, vive en un territorio sagrado, solamente dedicada a las cosas místicas y de la naturaleza, porque ella se dedicaba a regar plantas y a alimentar animales que había perdido su madre, son seres completamente puros. La etimología de Sakuntala es algo así como “el nombre de los pájaros” y, por otro lado, está el rey, que está persiguiendo un venado con sus guerreros, el venado entra en el bosque sagrado, las plantas se le ponen enfrente al rey y le dicen que no puede entrar armado y que tiene que dejar sus armas afuera.

El rey entra pero en vez del venado se encuentra con esta chica: hay un encantamiento recíproco y el rey se queda.  Lo reclaman sus asuntos en la corte, sus esposas, pero no vuelve. Ella también está embelesada. Finalmente hay una especie de unión que es admitida en la cultura india, que es por la base del amor de los dos miembros de la pareja, que después cuenta con la aceptación de los padres si es consentido. Pero en ese momento en que están arrobados, entra un monje muy poderoso, muy cascarrabias, que esperaba que lo recibieran con todos los honores de su investidura, pero no lo tienen en cuenta, y entonces le echa una maldición a Sakuntala: el rey le deja un anillo, le escribe su nombre y le dice que cuenta una letra por cada mes del embarazo y que cuando se cumpla, que vaya a la cortey se va a casar con ella. La maldición del monje dice que, si pierde ese objeto, el rey no la va a reconocer.

Cuando llega el tiempo ella va a la corte, ignorante de todas las cosas que pasan en un lugar de poder político, que es todo lo contrario a un bosque sagrado, y cuando cruza el río Ganges, pierde el anillo. No se da cuenta, y cuando llega a la corte, el rey no sabe quién es y piensa que el embarazo es de otra persona y que no puede tomar por esposa a una mujer que pertenece a otro hombre. No lo puede explicar porque el anillo de reconocimiento no está. Se van los monjes, ella desaparece en el aire, vuelva a la naturaleza de su madre y, poco tiempo después, traen preso a un humilde pescador que había querido vender el anillo del rey. Piensan que es un ladrón pero cuenta que pescó un pescado en el Ganges y en el vientre del pescado vio ese anillo. El rey, cuando ve ese anillo, se da cuenta de todo, y se le hace patente todo el rechazo esa mujer que él amaba. Se resuelve no en el terreno de los hombres sino en el terreno de los dioses. Es una muy linda historia”.

Sobre la estructura: “Es una obra de teatro, son siete actos, bastante parecido al actual o al de Shakespeare, si se quiere. Es un poco complejo porque no es una sola escena, como en el teatro griego, pero tiene un grado de sofisticación bastante notable para ser del siglo IV y por eso se ha convertido en un clásico de la India, y como acá no se conoce, trato de colaborar para que a alguien le llegue”.

Sobre la traducción: «La traducción tenía muchísimos errores porque el libro fue escrito en sánscrito, que por supuesto no conozco, pero leí una versión en francés y otra en inglés, y trabajé sobre la que es en inglés pero, evidentemente, la ortografía, la puntuación en inglés, son propias, y trasladarlas al castellano a veces genera como un extrañamiento al lector. Pero con Federico Riveiro (editor de Nido de vacas) y Liliana Barzaghi, con quienes lo fuimos releyendo, cada uno hacía sus observaciones, las comparaba con las del otro y llegábamos a un criterio común, lo cual no fue fácil”.

“Hay períodos en inglés que se pueden leer normalmente, pero en castellano son raros; entonces tuvimos que ‘argentinizarlos’ para que se hagan más comprensibles, para que la lectura sea más natural y que no ofrezca dificultades, porque bastante ya hay con todos los nombres, que son todos de la India, y eso genera un distanciamiento con el lector hasta que uno se acostumbra a entrar en la historia”.

***

También puede interesarte:

Entrevista completa con Agencia Servicios Informativos (ASI)

Acerca del libro y del autor

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.