Políticas del discurso: «¿Qué lugar hay para la escucha?»

Compartimos un fragmento de la «Introducción» del libro Políticas del discurso. Intervenciones filosóficas en la escuela, de Diego Singer. Este libro publicado por Nido de Vacas integra la primera de las #Promociones2021 que impulsa este colectivo, y que podés conocer aquí: «Inicio de clases»

***

«Los discursos que presento en este libro fueron realizados durante los diez años en los que di clases como profesor de Filosofía y de Sociología en un colegio secundario. Entiendo que las diferentes actividades y los modos de intervención como educadores nunca pueden reducirse simplemente a la figura del discurso. No es esa mi intención. Sí me interesa compartir una experiencia en torno a la producción de discursos institucionales en el ámbito de una escuela, ya que la enorme mayoría de las reflexiones educativas han arrojado este tipo de discursos hacia una zona marginal. Si bien los discursos que componen este libro fueron en su gran mayoría enunciados en el contexto institucional de un acto escolar, me interesa el carácter equívoco del término que permite referirse a todo el ámbito de lo discursivo: a lo que se dice dentro de las aulas, a los gritos y rumores que recorren los pasillos y la sala de profesores, así como a lo que dicen y lo que callan los cuerpos. Roland Barthes afirmó que “Dis-cursus es, originalmente, la acción de correr aquí y allá, son idas y venidas, ‘andanzas’, ‘intrigas’ ”. La escuela es, sin dudas, un lugar de andanzas, de correrías, de intrigas y de formación de diversos recorridos.

Por buenos motivos hemos puesto en crisis al modelo verticalista del maestro que da una lección y el alumno que debe escuchar atentamente, en silencio. En las últimas décadas, los esfuerzos educativos se centraron en realizar actividades para que los alumnos pudieran tomar la iniciativa: producir, experimentar, cuestionar, inventar. Pensar la educación a partir de la imagen de un grupo de niños pasivos escuchando el discurso de sus maestros, está asociado a una visión autoritaria y arcaica. Sin embargo, me interesa que podamos reflexionar en relación a la escuela, y más allá de ella, sobre qué lugar le damos a la pregunta por la escucha. Está claro que vivimos en una época en la que los mensajes proliferan como nunca antes. Estamos en la era de la hipercomunicación, y eso implica también que se nos invita a producir información sin pausa, se nos proporcionan herramientas digitales para impedir el silencio y se nos convierte en emisores múltiples. Pero ¿qué lugar hay para la escucha?»

Leer el texto completo

***

Si te interesó, también podés leer el discurso completo del Día del Maestro

Para conocer más opiniones de Políticas del discurso

Para comprar este libro: click acá

Contacto: nidodevacas@gmail.com

 

Un comentario sobre “Políticas del discurso: «¿Qué lugar hay para la escucha?»

  1. Pingback: Promociones #188: «Inicio de clases» – 188 Ruta Editorial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *