Una lectura de Luis Alposta sobre «Mil veces la vida»

Acerca de Mil veces la vida, de María Elena Sofía (Nido de vacas, 2020)

 

Leí «Mil veces la vida» de un saque y con fruición.

La autora, María Elena Sofía, habla y nos cuenta. ¡Y “sabe” de de lo que nos habla y nos cuenta!

Es precisamente el lenguaje el que nos convierte en creadores: con sólo nombrar o escribir estamos creando. La palabra hablada o escrita se carga de significaciones, de connotaciones infinitas, y entonces la “cosa” ya no es más lo que era: hemos vuelto a crearla a nuestra medida. La poesía está relacionada justamente con ese re-crear profundo, esa conmoción, esa emoción que experimentamos enfrentados a la realidad. Es más, la poesía es esa emoción. Y esa misma emoción, pero en prosa, es la que encontramos en esta novela de María Elena Sofía. La biografía de Ulysse, a través (en parte) del tango, de sus letras, de evocaciones y recuerdos. Recreación de un pasado y de una época que nos retrotrae a un 1930 en el que la ciudad toda era canto.

Un relato en el que nos habla, a través del protagonista, del pasado y del presente de Ulysse enhebrados con letras de viejos tangos y vivencias afectivas; la memoria en función de una biografía, recuperando el tiempo en el que éste vivía con su madre, el de su infancia, el de su juventud entre malandras y entre rejas; el de aquella muchacha del retrato, la cantante francesa llamada Simone, con la que nunca dejó de
soñar. Días con dosis de Gardel en la victrola de Bartolomé…

Fechas de la memoria y claves de su identidad.

Mientras se lee “Mil veces la vida” pareciera escucharse a la distancia la melodía acompasada de los tangos que aquí se citan, cada uno de ellos con su clave propia, con la misma clave que hace a la esencia de este libro.

Luis Alposta

***

Sobre el autor: Luis Alposta (Buenos Aires, 1937) es médico, poeta y ensayista, académico emérito de la Academia Porteña del Lunfardo (1968) y de la Academia Nacional del Tango (2000), y fundador y presidente de la Junta de Estudios Históricos de Villa Urquiza (1976). Sus poemas (algunos traducidos al francés, alemán, inglés, italiano, persa y japonés) figuran en varias antologías; muchos de ellos fueron musicalizados y grabados por Edmundo Rivero, Rosita Quiroga, Osvaldo Pugliese y Daniel Melingo, entre otros. También es autor de comunicaciones académicas y de colaboraciones varias en periódicos, revistas literarias y programas radiales.

Publicó dieciocho libros, entre los que figuran Los bailes del internado (1977), Antología del soneto lunfardo (1978), Geografía íntima de Villa Urquiza (1981), Todo Rivero (1985), El lunfardo y el tango en la medicina (1986), Con un cacho de nada (1986), Primer Diccionario de Homeopatía (1993), La culpa en Martín Fierro (1998), ¡Araca Lacan!: diálogos (en colaboración con José Retik, 2007) y un sinnúmero de ensayos breves, entre ellos Acerca del dinero (1984), Homero, susheta por dentro (2003) y El ojo en boca de todos (refranero, 2008).

.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.